PRFAA | Puerto Rico Federal Affairs Administration


 

INICIO|CONZCA AL GOBERNADOR|SOBRE PRFAA|NOTICIAS|ASUNTOS FEDERALES|SOBRE PUERTO RICO|CONTÁCTENOS




DATOS E HISTORIA

A la llegada de los españoles, habitaban Puerto Rico aproximadamente 70,000 a 100,000 indígenas. Los taínos conformaban la gran mayoría de la población. Le habían dado a la isla el nombre de Borikén, que significa “la gran tierra del valiente y noble Señor”, y la habían dividido en regiones, cada una de ellas con un cacique. Sus antepasados habían emigrado hacía cientos de años de Sudamérica y habían poblado gran parte del Caribe.
 

El 19 de noviembre de 1493, Cristóbal Colón, en su segundo viaje a América, vio la isla y la reclamó para la Corona Española. Los españoles la llamaron San Juan Bautista y le dieron el nombre de Puerto Rico a la capital. En 1521, Juan Ponce de León, el primer gobernador de la isla, intercambió los nombres.  Es interesante notar que también fue el gobernador Ponce de León quien, mientras dirigía desde Puerto Rico su conocida expedición en busca de la fuente de la juventud, “descubrió” para beneficio de los europeos el territorio que actualmente se conoce como el Estado del Sol (en inglés el “Sunshine State”) y que él llamó Florida.

Durante el siglo XVI, como resultado del trabajo forzado y las enfermedades europeas para las cuales no habían desarrollado inmunidad, los indígenas taínos prácticamente desaparecieron como grupo étnico distinguible. Sin embargo, su influencia sobrevive hasta el día de hoy en el idioma, la cultura y el pueblo de Puerto Rico.
 

Como los españoles necesitaban un nuevo grupo de trabajadores para la minería, construcción y agricultura, comenzaron a llevar esclavos a Puerto Rico ya desde 1513. Los africanos tuvieron un impacto significativo en la emergente cultura de las islas. Su música, comida y muchas otras costumbres pasaron a ser parte del acervo de la sociedad.

Las minas de oro se agotaron en 1570, lo que dio paso al predominio de la agricultura y, particularmente, la caña de azúcar como principal fuente de crecimiento económico. Las necesidades de la economía emergente llevaron a que se establecieran municipios en todo Puerto Rico.

En 1776, según las cifras oficiales del censo, la población de Puerto Rico se había incrementado a apenas 70,210. Para contribuir al aumento de la población, los españoles comenzaron a otorgar tierras a personas de toda Europa, particularmente inmigrantes provenientes de Córcega y las Islas Canarias.